El Único Obstáculo Para la Paz Constante

 
 

Ya sea que lo sepamos o no, vivimos en la encrucijada más importante y emocionante en la historia moderna de la humanidad. Hay un movimiento ocurriendo en el corazón de la consciencia y se desenvuelve aquí en la Tierra. Hay una inquietud que crece en aproximadamente cada corazón humado, escuchado como una sutil llamada a regresar a casa a la Verdad de quienes somos. Muchos ya han notado este llamado y los ha llevado a un cambio en la consciencia y un deseo de compartir esto con todos los que desean escucharlo. Un gran número de enseñanzas y prácticas han emergido como respuesta a este llamado, el cual; colectivamente denominamos Movimiento New Age. Sin embargo; la mayoría de estos, eventualmente llevan a insatisfacción y una continua búsqueda debido a que se quedan cortos en la profundidad de lo que, inherentemente, sabemos es nuestro destino.

La humanidad está tratando de despertar, pero despertar a ¿qué?

Los maestros de iluminación nos dicen “Quédate aquí ahora”, “La puerta de entrada a tu libertad es el momento presente.” Todos hemos tenido experiencias de la perfección del momento presente, cuando todos los pensamientos del pasado y futuro se han ido, dejando solamente la Paz Divina del Ahora. Estas experiencias son normalmente aleatorias, sin embargo; e igualmente al alzar, la cortina parece caer mientras la mente es atraída al parloteo constante del pasado y el futuro. Aparentemente, las experiencias de felicidad, amor y paz serían preferibles a la perspectiva del estado normal de vigilia, así que ¿por qué parece de alguna forma imposible de mantener? Muchos de nosotros sabemos, al menos intelectualmente, que el dolor y el sufrimiento son innecesarios, que nacimos para vivir en libertad y perfecta unión con lo divino, pero de alguna manera, regresamos a los viejos patrones de duda, miedo y juicio. La paz que realmente deseamos parece estar constantemente un poco más allá de nuestro alcance, como el proverbio de la zanahoria danzando eternamente un poco más allá de la nariz del burro. Entre más lo deseamos, el sueño parece deslizarse más lejos de nosotros.

Las leyes naturales de la creación están tratando de cumplir nuestros deseos constantemente. Desafortunadamente, el estado despierto de la mente presenta tales corrientes de pensamiento en conflicto, que es virtualmente imposible para el Universo el traernos lo que realmente deseamos. Incluso si sabemos que lo que realmente deseamos es unión con la fuente divina de Todo lo Que Es, nos hemos condicionado a creer que la Paz Divina está reservada para aquellos con la disciplina de vivir una vida austera, o incluso que no la merecemos para nada, que es imposible para alguien viviendo una vida “normal.” Todo esto es completamente falso.  

 

Los seres humanos nacen en contacto con lo divino.

Una de las cosas más atractivas que los adultos perciben de los niños pequeños es lo completamente presentes que están. Hay poco o cero pensamientos a cerca del pasado o el futuro, solamente una gloriosa e inocente experiencia de este momento. Sabemos muy dentro en nuestro corazón que esta experiencia no se tiene que desvanecer con la niñez, pero pasamos nuestras vidas acumulando cantidades innombrables de juicios y creencias a cerca de quienes somos y como nos relacionamos con nuestro mundo. La mayoría de estas creencias son contraproducentes en nuestra búsqueda de paz. La mayoría de ellas están basadas en indignidad, miedo y duda. Son estas creencias las que tejen las hebras de nuestra separación con nuestra Verdadera Naturaleza. Nuestros pensamientos tienen un efecto poderoso en nuestros cuerpos. Estos pensamientos en espiral descendente eventualmente se reflejan en nuestros cuerpos como enfermedades y finalmente la muerte.

El despertar al Estado más Natural no requiere esfuerzo. Todo lo que necesitamos es dejar de bloquear nuestra conexión innata con lo Divino. Tu iluminación no es una disciplina, es un florecimiento de dentro hacia afuera. La iluminación es tu estado Natural, sin importar tu caminar en la vida, historial o creencia. No hay nada que puedas hacer para iluminarte. Lo único que puedes hacer es salirte del camino y permitir que el desenvolvimiento Natural de la Consciencia ocurra.

Todo lo que necesitamos hacer es dejar de elegir los hábitos de la espiral descendente de condena, juicio y limitación y empezar a elegir por las ondas ascendentes e infinitamente expansivas de realidad enraizadas en Alabanza, Gratitud y Amor. La iluminación es un movimiento de Gracia desde lo divino, un florecer desde dentro, no es el resultado del esfuerzo humano.

Lo creas o no, el borrar los hábitos de toda una vida es sorprendentemente simple. La tendencia Natural de tu mente es descansar en la paz perfecta en tu Verdadera Naturaleza. Todo lo que es requerido es dejar ir, liberar el control mortal (literalmente) que tenemos en nuestros pensamientos y emociones y que flotan libres en la dicha eterna del ahora. No hay truco en esto. No se dan certificados ni premios, y no hay alguien a quien le estén más disponible. La realidad no es más democrática, y ¡no muestra favoritos!  

Aunque esta elección puede ser tan simple, la consciencia humana se ha vuelto tan incrustada en la separación que el elegir de forma efectiva por la libertad verdadera se ha vuelto casi imposible. Debido a esto, a lo largo de la historia, los Sabios han mantenido una enseñanza pura del camino de regreso a nuestra Verdadera Naturaleza. Estos Sabios son conocidos simplemente como los Ishayas. Ishaya es una palabra en el más antiguo de los lenguajes, Sanscrito, que literalmente significa “Para la Consciencia”. La enseñanza de los Ishayas es llamada, en inglés, Ascension. La Ascensión tiene muchas connotaciones, pero simplemente significa “ir más allá”. La Ascensión de los Ishayas es una herramienta simple, mecánica, libre de credo para hacer exactamente eso, elegir conscientemente por la paz que permanece eternamente justo más allá del nivel de la superficie de la mente. Las técnicas de los Ishayas le ofrecen a cualquiera, de cualquier antecedente, religión o cultura la oportunidad de Ascender, o ir más allá, de la completa estructura limitada del estado de la mente despierta y el conectar la consciencia con la fuente de la existencia misma.

 

La ecuación es simple:

Elige por los hábitos de tu mente caótica y continua viviendo en una realidad que asemeje a una montaña rusa incierta de subidas y bajadas, placer y dolor (mayormente lo último). O dalo todo por vencido y abre la puerta a la consciencia para entrar y consumirte en la Paz que sobrepasa todo entendimiento. La plenitud sin fin del Ascendente está esperando eternamente para que voltees y abraces la Verdad de quien eres. Cada vez que lo haces, tu sistema nervioso se refina más y más completo, y el suelo se prepara para que la consciencia se vuelva tu verdadera identidad. Es una elección simple. Los efectos de esa elección llegan mucho más lejos que el individuo. Cuando avivamos la consciencia dentro de nosotros traemos esa realidad más cerca para todos en la creación. Una elección por tu Paz es una elección por la Paz de la humanidad.

Así que la única pregunta remanente es ¿Por qué estás eligiendo? ¿Qué tan Uni-direccional puedes ser en tu deseo de ser libre? Una vez que te has dado cuenta que hay un propósito para tu existencia, ¿Cuánto más concesionarás lo que tu corazón ha deseado por más tiempo que eones? La libertad es una elección en sentido opuesto y el tiempo para hacer esa elección es Ahora.

¡Los milagros esperan!

 
 
Gracias Maestro Narain, saludos desde México.

Añadir comentario nuevo

Image CAPTCHA
 
 
Narain
Narain

Narain es maestro de Ascensión desde 1998. Actualmente enseña en el curso de Maestría del Ser. Vive con su esposa, su hija y su perro increíblemente consciente en las montañas de España.