Para Aquellos que Piensan que la Meditación no es Cool

 
 

¿Eres demasiado cool para la meditación?

Hay muchas razones por las cuales algunos de nosotros evitan la meditación. Algunos no quieren una disciplina más en sus vidas. ¿No son suficientes el usar el hilo dental e ir al gimnasio? Otros, simplemente no comprenden o "creen" en el valor de la meditación. Pero una amiga me dio su punto de vista sobre otro grupo de no-meditadores cuando dijo, "Sé que necesito meditación. Mi mente da y da vueltas todo el tiempo. Me preocupa. Tengo problemas para dormir. Me siento estresada desde el momento en que despierto."

"Así que pregunté, ¿por qué no aprendes como?" debido a que parecía una no-pensadora.

"No quiero ser una inepta," respondió.

Me reí hasta llorar, pero entendí. Para algunos de nosotros, la meditación viene con una carga. Cuando oímos la palabra meditación, visualizamos monjes con cabezas rasuradas que golpean tamborines en las esquinas de la calle, o grupos de personas cantando OM todos juntos en grandes grupos. Algunos de nosotros pensamos en los amigos que tenemos, quienes después de algunas clases de meditación, sostuvieron nuestras manos fuertemente, nos miraron a los ojos con una mirada que pensaron nos transmitía éxtasis, pero solo era aterradora.

 

¿Vale la pena seguir siendo cool, si eres arrastrado(a) por la mente?

Si has dejado de meditar derivado de como se ve en otras personas, te prometo, que esta preocupación te evitará tener una vida más feliz.

Podrás preguntarte "¿Cómo sabes?". Lo sé porque todos tenemos algo en común - pasamos la mayoría de nuestros días siendo golpeados por nuestras mentes. A esto lo llamamos pensar, y lo hemos etiquetado como algo bueno, pero no lo es y por mucho. Mucho de nuestro pensar está altamente sobrevaluado - automático, engañoso, auto-destructivo y frecuentemente, fuera de control. De hecho, pensar es nuestra más grande adicción.

Aquí está la historia. Como humanos, cada uno de nosotros es el orgulloso dueño de un cerebro. Este cerebro hace cosas maravillosas, muchas de las cuales nos mantienen vivos. Gracias cerebro. Pero esa parte del cerebro que llamamos mente, genera pensamientos de la misma forma que el corazón bombea sangre y el hígado y los riñones desintoxican. De hecho, los pensamientos son frecuentemente nada más que producto de desecho. Ahora, eso da miedo. Es cuando dejamos de pensar que frecuentemente accesamos nuestras soluciones más creativas. Einstein sabía esto. Y así lo saben los artistas e inventores más grandiosos.

Pensar es mucho más insidioso de lo que has imaginado. Estudios en la Universidad de Stanford indican que generamos cerca de 150,000 pensamientos al día. Antes de la tecno-revolución el número era menor, pero ahora estamos pensando sobre las vidas de todos en Facebook, tanto como en la nuestra.

Describimos este constante volado de pensamiento a pensamiento diciendo "mi mente está divagando." Eso lo hace sonar muy lindo e inofensivo, pero recuerda, la vasta mayoría de estos pensamientos no son de nuestro mayor interés. Este hecho fue recientemente resaltado en un artículo de John Tierney del New York Times apropiadamente titulado "Cuando la mente divaga, la felicidad también se extravía." Habiendo pasado décadas observando mis propios pensamientos, he llegado a la conclusión de que si fuera a un restaurante y una pareja estuviera platicando entre ellos de la forma que mi mente me habla a mí, me levantaría y me iría.

 

No medites para estar de moda, medita para ser feliz.

Así que, si me preguntas "¿Por qué meditas?" Mi respuesta sería, "porque me permite reconocer que estoy pensando, que mis pensamientos no son lo mismo que la realidad sino una interpretación de la mente, y que puedo escoger si los escucho o no."

El resultado de tener esta elección ha incrementado mi felicidad muy por encima de mis mejores sueños. ¿Qué tan grande es eso? No puedes imaginarlo hasta que te regales la experiencia. Incluso si poca gente "pensara" eres un retrasado, vale la pena. Aún si tienes que explicar a tus hijos, papás o tu perro que simplemente estas aquietando la mente y cortar el número de pensamientos en el día, a quizás, 99,000, vale la pena. Esa es una tercera parte de lo que estás pensando ahora.

Y si, en el camino, te las arreglas para volverte más familiar con lo Eterno; ey, ¡Eso es maravilloso! Pero para comenzar ¿Te gustaría más felicidad?

 
 
Gracias Gayatri, y sí, se me gustaría más felicidad, así es que seguiré ascendiendo. Saludos desde Piedras Negras, Coahuila; México.

Añadir comentario nuevo

Image CAPTCHA
 
 
Gayatri
Gayatri

Gayatri es una escritora, actriz y artista de Manhattan que vive en México. Ama los musicales, se ríe de casi todo y su gusto por vivir es contagioso.