Paz vs Sufrimiento - ¿Es Realmente una Elección?

 
 

¿Qué si tuvieras la elección de vivir una vida diferente?

Cada vez que hicieras esta elección, estarías inmerso completamente en Paz infinita, tu corazón estaría cantando en dicha, y el universo completo estaría celebrando gozosamente por tu regreso. Al mismo tiempo, la Consciencia humana se movería más cerca de la Paz, más cerca de regresar a conocer el Ser, debido al hacer esta elección.

¿Estarías dispuesto a hacer esta elección?

 

¿Y qué si al mismo tiempo, el hacer esta elección significara que tienes que dejar ir todo el control en tu vida?

¿Qué si tuvieras que dejar ir todos los apegos a viejas creencias, para experimentar claramente que es inmenso universo se te presenta a través del flujo natural de la Consciencia? Para reconocer completamente que tú eres esa Paz, el ego debe morir.

Si quieres experimentar Paz en plenitud, debes estar dispuesto a dejar ir lo siguiente: “¡Estoy enojado(a) en este momento, la paz puede esperar!” “¡Tengo un montón de pensamientos caóticos de nuevo, no puedo encontrar paz!” “¡tengo que probar que estoy en lo correcto primero, aún estoy peleando con él, después elegiré por la Paz!” “tengo dolor de cabeza, no me siento bien, no puede haber Paz en este momento.” “yo, yo, yo…” No, No, No. Simplemente no puedes experimentar paz y hacer un gran lío de tu aparente sufrimiento al mismo tiempo. Es uno u otro. Es como decir, “¿Querida Paz de la Humanidad, esperarías un segundo? Tengo que lidiar con esta fórmula matemática en este momento, adquirir un poco de comprensión intelectual y entonces, elegiré por la Paz.”

El elegir por la Paz significa dejar ir completamente, incluyendo la parte de ti que cree en sufrimiento, porque creer en el sufrimiento también es un apego. Elegir por la Paz significa elegir despertar, despertar de lo irreal, de la ilusión temporal.

No significa que no tengamos pensamientos para poder experimentar Paz; de hecho, es por el desapego a los pensamientos que experimentaremos Paz. No se trata de esperar la libertad para que el sufrimiento termine; es debido al desapego del sufrimiento que podemos experimentarnos libres. El despertar no es una espera pasiva. De hecho, el enfrentar tu adicción a los pensamientos y el apego al sufrimiento que puedes abrirte a un nivel diferente de vivir y de Paz. Es una elección activa en cada momento, se trata de como deseas crear tu vida.

 

¿Qué es sufrimiento? El sufrimiento viene de la identificación con los apegos y creencias.

¿Por qué causa dolor? Porque la realidad cocha con ellos, creando dualidad; “¿Por qué me pasa a mí?” “Esto no debería ser así” “Quiero que esto sea diferente.” El “yo” individual se crea a través de nuestro sistema de creencias, impidiéndonos experimentar la realidad como Uno.

El Uno es omnipresente, y no tiene forma. Existe dentro de ti. Y es la Fuente de Paz, Libertad, Amor y Gozo.

Todo llega de él, fluye dentro, y finalmente se disuelve de vuelta en él. Todo lo que sabemos: todos los sonidos, colores, formas, los flujos de pensamientos, emociones, visiones, todo se vuelve pequeño y sin importancia dentro de este vasto Silencio. El Silencio existe, y tú eres el Silencio. Y como no tiene forma, nunca será lastimado, es imposible que sufra; es el Uno, existiendo perfectamente.

Pero la gente está tan acostumbrada a experimentar la dualidad; a estar enojada, a ser miserable y estar deprimida, que no se da cuenta que hay una parte de ellos que, de hecho, está disfrutando todo, de este juego de ilusiones, e incluso encontrando formas de belleza en el dolor. La gente es tan buena en estar frustrada debido a ciertas palabras, molesta por ciertas razones, ahogándose en ciertas situaciones y emociones. Es como tener una adicción, sintiéndose orgullosos de sus títulos. “Soy esa clase de persona, me gradué de tal y tal escuela, estoy trabajando en esa y esa compañía…” La gente colecciona sus identificaciones, auto-esculpiéndose en cierta imagen (incluyendo esas imágenes de dolor y angustia), para llenar todos los espacios vacíos, y buscando la felicidad afuera.

E incluso si en algún punto se topan de forma accidental con La Verdad en alguna circunstancia fuerte, la reacción usualmente es: temer y esconderse. Para establecerse en algún sitio seguro, observar la situación desde lejos, asegurándose que no estropeará la rutina de su vida, cuando en realidad la Vida los está invitando a dar el paso a través de sus creencias para descubrir algo aún mayor.

 

La única confirmación real es la experiencia.

 Así que siempre que estoy dando un Charla Introductoria de la Ascensión, y les digo con emoción que la vida puede ser vivida en gozo y felicidad sin fin, algunas veces fruncen el ceño y me preguntan muy serios, “¿Entonces perderé mis emociones? ¿No me voy a volver un animal de sangre fría?” “Amo la paz, pero también pienso que el dolor es necesario, me ayudará a aprender.” Tienen miedo de perder lo familiar; protegen cada cosa con la que tienen familiaridad, haciendo todo tipo de preguntas constantemente para asegurarse que no desaparecerán en la vastedad de la Paz. Así que, en cada charla introductoria, me parece que necesito contestar, nuevamente, las mismas preguntas, “¿Después de la Ascensión, podré manejar?

Esto es como tener un festín de belleza y esplendor inmenso; la mesa completa está llena con delicias frescas, ricas y delicadas. Todos disfrutan la comida con gran apetito y placer. Tú, sin embargo, estás mirando desde un lado, ignorando el hecho de que has estado muriéndote de hambre como nadie más, y volteas a la persona junto a ti, quien está comiendo y pregunta, “¿Está buena?”

Tus preguntas se vuelven más y más profesionales, como un escritor de best-seller, preguntando a todas las personas en la mesa quienes, de hecho, están comiendo, para darte más información en las delicias: “¿A qué sabe? ¿La textura es suave y sedosa? ¿La fragancia explota en tu boca? ¿Te encanta este banquete? ¿El comer mucho te causaría diarrea?”

Alguien escucha que tu estómago gruñe y te pregunta con mucha curiosidad, “¿Quieres probar? ¡No tienes que preguntar, solo lo pruebas y sabrás!” Y simplemente sonríes y contestar con un gran sentido de responsabilidad, “tengo que confirmar con todos al menos una vez.”

Confirmación, confirmación, confirmación. Quizás hasta publiques un libro detallado gourmet de buena comida, y te sientas orgulloso(a) de ti mismo(a) al saber todo sobre comida de la A a la Z. No, te puedo “confirmar” en este momento que la única forma de saberlo, es que lo pruebes tu mismo(a). No hay otra forma. Pero para la mayoría de la gente, el acto de probar es más como esta experiencia de caída libre – no tienes idea de que va a suceder.

Solo puedes darle todo lo que crees que tienes de regreso a la Paz Divina.

 

​​​​​​​

Elegir por paz es como una caída libre sin fin.​​​​​​​

Es tan rápido que es como detenerse en este instante eternamente; y este instante, se expande infinitamente a la Eternidad. Dentro de esta Paz Divina no te puedes agarrar de nada, sostenerte de algo será sumamente difícil. Solo puedes estar vacío, dejarte sorprender en esta paz inamovible.

No le temas a las aventuras. No temas dar el primer paso de tu vida. No perderás nada; solo reconocerás que en primer lugar nunca te ha pertenecido nada, ninguna creencia, conocimiento, o pensamiento… No temas bajar toda la carga pesada, no cambiará nada, excepto que reconocerás que la carga no existió. Rinde todo lo que crees que sabes, toda esa filosofía y revoluciones de las que estas orgulloso(a) de tener, al Uno ilimitado. No podrás ganar nada al apegarte o agarrarte; al contrario, es del continuo vaciar de tu copa que puedes ganar la sabiduría ilimitada del Uno.

Solamente al saltar valientemente, podrás elevarte más allá. El elegir por tu verdadera naturaleza momento a momento, el explorar la paz y el profundo silencia dentro de ti. Verás todo dentro de ti.

Cada momento es un nuevo comienzo; cada momento presente es fresco, interesante y fascinante. No hay tiempo de mirar atrás; una vez que volteas, ya te perdiste de algo. La vida se está desenvolviendo continuamente de esta forma; más paz, más consciencia y más maravillas.

Y entonces, así como al disfrutar un gran banquete, la vida puede ser inocente, simple, feliz, liberadora, y llena de potencial infinito. No esperes, solo tú puedes hacer esta elección, y cuando haces esta elección en cada momento, le permites a la humanidad una y otra vez, el moverse más cerca del despertar de la Consciencia.

Aventuras espléndidas una tras otra, rompiendo los viejos patrones de comportamiento de la mente una y otra vez, saltando fuera de las creencias establecidas una y otra vez, dejar ir una y otra vez. Deja ir, y entonces descubrirás que siempre te ha pertenecido la vastedad del Universo.

Solo con el valor de dejar ir el sufrimiento y elegir por la paz, te permitirá vivir la más llena de las vidas.

 
 

Añadir comentario nuevo

Image CAPTCHA
 
 
Bhaya
Bhaya

Bhaya es un sabio ancestral que habita el cuerpo de una joven mujer taiwanesa. Pueden entrar en una habitación sin que nadie se de cuenta, como ninja, pero cuando sonríe, ilumina toda la casa.