Nagendra

La Habana, Kuba

Durante años fui un buscador de un modo distinto de vida, aunque no sabía lo que buscaba.

Encontrar la Ascensión en 2011 fue como llegar a casa, al lugar más seguro que uno puede experimentar.

Fue empezar a vivir la vida realmente, con plenitud, con una felicidad que jamás creí que se podía experimentar y con paz constante sin importar lo que esté sucediendo afuera.

Es maravilloso saber cuan libres podemos ser cuando dejamos de escuchar las voces en nuestra cabeza.

 

 
+53 520 03209