La Eterna Pregunta: ¿Quién soy yo?

En este artículo
    Add a header to begin generating the table of contents

    ¿Qué estás esperando?

    ¿Qué estás esperando? ¿Que la Iluminación descienda sobre ti, todo en el nombre de la Gracia? ¿Qué es la Iluminación? ¿Qué es el crecimiento espiritual? Hay mucha gente enamorada de la búsqueda de la paz, de la búsqueda del Camino a Dios, de la búsqueda de encontrar la verdad espiritual. Cuánta gente parece más entusiasmada con el siguiente taller de meditación o el último libro de autoayuda. Pero, ¿qué pasaría si se nos presentara la eterna invitación un día? La invitación para ser libres, para cumplir el anhelo de tu corazón, y para vivir desde un estado de consciencia perpetua, paz sin fin y alegría sin límites.

    "La gente quiere riquezas, necesitan plenitud." Robert Conklin

    La absoluta plenitud está tocando a la puerta de cada hombre y mujer. Puede venir en silenciosos susurros o gritos evidentes, diciendo ¡Despierta! Pero nos lo perdemos. Muy rápidamente, la mente pensará de nuevo, con todas sus dudas. “El despertar espiritual suena muy bueno para ser verdad,” “A lo mejor en la próxima vida,” “La vida está bastante bien ahora.” Nosotros intercambiamos nuestro deseo más profundo del corazón por una vida mediocre, Una vida llena de estrés y luego felicidad, angustia y luego, tal vez, paz momentánea.

    Entendimiento vs Experiencia

    La eterna pregunta, “¿Quién soy yo?” No está surgiendo en tu mente por ninguna razón. Tal como las estrellas están por siempre y para siempre, la idea del infinito es tan asombrosa, que la cabeza no la puede envolver por sí sola en un concepto. Y eso es justo para lo que está la cabeza. Conceptos. Ideas.

     

    Los pensamientos, incluso los pensamientos nobles como, “Todos somos uno”, “solo hay un Amor y una Luz”, siempre se quedarán cortos comparados con la experiencia directa. Tú puedes tener un océano de conocimiento y sólo un charco de sabiduría. En algún punto, todos escucharán sus corazones y se darán cuenta de que sus cabezas son las únicas satisfechas, pero sus corazones anhelan algo más.

    ¿Y tú? ¿Cuándo empezarás ese largo viaje hacia ti mismo? -Rumi

    Todos parecemos querer lo mismo.

    Ese "algo más" es común en todo el mundo. Más paz. Más felicidad. Más equilibrio y comprensión. He hecho a miles de personas una pregunta sencilla: "Si tuvieras un solo deseo, ¿qué desearías?" En la expresión hermosa y única de todos, la respuesta es siempre algo como el Amor. Unión. Conocer a Dios. Ser libre. Despertar. "¡Más dinero!" algunos dicen riendo. Pero incluso entonces, se dan cuenta de que en el fondo, es sólo una creencia de que el dinero trae felicidad, por lo que su deseo subyacente sigue siendo el mismo: simplemente ser felices.

     

    Afortunadamente, parece que la gente de este mundo está empezando a darse cuenta cada vez más de que la felicidad y el bienestar no vienen del exterior. Mientras que hace diez años, muchos respondían a la pregunta de un solo deseo con cosas como "un mejor trabajo", "la pareja perfecta", "más dinero"; cualquier cosa en el exterior para llenar ese hueco que tenían en el interior. Pero ahora, de hecho, estos son tiempos nuevos. Todos pueden sentirlo. Hay un movimiento que está sucediendo en la Tierra dentro de la conciencia que especialmente los lectores de esto no pueden negar. La mayoría de la gente ahora sabe que la Verdad está en el interior.

     

    Podemos tener el cuerpo más saludable, la mejor relación o trabajo, un cheque gordo cada día de pago, pero ¿dónde estamos? ¿Hay un vacío intenso, a veces sutil, a veces obvio, que corroe allí dentro? ¿Un espacio pequeño o grande llorando por ser llenado? Y no importa cuánto viaje, cuántos juguetes materiales, sexo o fiesta, ¿hay siempre sólo una satisfacción transitoria e impermanente?

    ¿Quién soy yo? 02

    Entonces, sólo hay una cosa que hacer.

    Sólo satisfaciendo un deseo seremos verdaderamente libres. Sólo escuchando ese llamado primordial interno por la consciencia espiritual, por ser libres y, sobre todo, para volver a CASA, alguna vez cumpliremos nuestro destino divino. Ésta es la primera prioridad. Lo que proviene de allí puede variar tanto como las diferentes flores de la Tierra. Ya sea siendo madre, médico, sanador, maestro, taxista, al menos todos vivirán el deseo más profundo de sus corazones.

    ¿Está tu corazón lleno, verdaderamente rebosante del Amor de Dios? ¿O te estás engañando a ti mismo para estar satisfecho con las astutas mentiras de la mente? Sólo tú puedes saberlo.

    "Abre los ojos y mira dentro. ¿Estás satisfecho con la vida que estás viviendo?"

    Bob Marley cantó esta sencilla verdad y, sin embargo, profunda. Siendo 100% honesto, ¿estás satisfecho? ¿Cada respiración que tomas es un milagro? ¿Está tu corazón tan lleno de éxtasis que se siente como si estallaras? ¿Ves belleza en todas partes? La búsqueda de respuestas a estas preguntas es la raíz de la práctica espiritual. Te mereces esto. Es un derecho de nacimiento de todos experimentar una paz continua e ininterrumpida. No sólo cuando cierras los ojos para meditar todos los días, sino en cada momento despierto, durmiendo o soñando.

     

    "Imposible" puede decir la mente. Sin embargo, en el más breve de los momentos tranquilos, por dentro sabemos que esta posibilidad es una Realidad Verdadera. No como algo guardado para unos pocos seleccionados, sino para todos los practicantes, cada médico, cada encargado del hogar, plomero y empresario. Para ti que estás leyendo esto justo ahora.

     

    El crecimiento espiritual es uno de los grandes beneficios de la práctica de la meditación, especialmente la Ascensión. Como práctica de meditación, la Ascensión realmente no tiene otro propósito.

     

    Así que vívelo. Satisface los eones del anhelo de tu alma y mira hacia adentro. Será para siempre la única manera de “satisfacer la vida  que estás viviendo”.

    ¿Quién soy yo? 03
    Ir arriba