Haciendo una diferencia

En este artículo
    Add a header to begin generating the table of contents

    Desde que era niña siempre he querido hacer una diferencia en el mundo. Crecí en una familia que se preocupaba mucho por el mundo: siempre teníamos conversaciones sobre las injusticias en otros países y apoyábamos a los refugiados que llegaban a nuestra ciudad. Así que yo quería contribuir y tener un impacto positivo en los demás.

     

     

     

    Making A Difference

    En el secundario, mis amigos y yo creamos un grupo de derechos humanos. Nos reuníamos todas las semanas y hacíamos peticiones y otras actividades, incluido un día de los derechos humanos en nuestra escuela. Me sentía naturalmente atraída a contribuir de esa manera. Todo era muy alegre y muy divertido. Nos sentíamos parte de algo más grande.

     

    Pero al mismo tiempo sentía mucha presión interna para rendir y que me fuera bien en la escuela. Me presioné mucho y me causé mucho estrés.

     

    Luego estudié derechos humanos en la universidad y desde entonces he trabajado en ayuda internacional y desarrollo, incluyendo varios años en el Congo y en Mali. Gran parte de mi trabajo consiste en ayudar a las naciones a reconstruirse después de una guerra civil y, en particular, en apoyar a las mujeres para que sus voces sean escuchadas.

     

     

    Making a difference (02.1)

    Descubriendo la Meditación

    Alrededor de la época en que empecé a trabajar en África, mi hermana me acercó a  la Ascensión. Ella había estado probando diferentes tipos de meditación y quedó sorprendida por lo simple y eficaz que era ésta. Eso me dio curiosidad.

     

    Cuando fui a mi curso de la Primera Esfera, era la primera vez que alguien me motivaba a desengancharme del pensar activamente. Podía simplemente descansar y dejar que los pensamientos fueran y vinieran. Fue un gran alivio. El curso de fin de semana me proporcionó un descanso tan profundo que me hizo interesarme por ver qué más podía dar la meditación.

     

    Así que fui a un retiro de meditación y fue entonces cuando descubrí que tengo una elección. En cualquier momento puedo elegir estar plenamente presente y vivir mi vida desde ahí.

     

    Para mí, eso fue revolucionario. Fue un descubrimiento completamente nuevo. Me hizo estar realmente segura de que quería vivir así. No importa el trabajo que haga, no importa dónde vaya, quiero vivir siempre mi vida desde el momento presente.

     

    Making A Difference (03)

    Un enfoque diferente

     

    Aún sigo trabajando por la construcción de la paz y el empoderamiento de las mujeres, esa es mi pasión. Pero lo enfoco desde una perspectiva diferente. No es una lucha estresante. Es hacerlo desde un espacio de alegría por la oportunidad de estar al servicio de la gente en diferentes partes del mundo. Vivir así ha creado tanta alegría, facilidad y fluidez en mi vida, que no puedo imaginarme vivir de otra manera.

     

     

    "Si más personas pudieran elegir por la Paz, ésta se esparciría". – Sri

     

    Los países en los que trabajo tienen enormes desafíos. El Congo y Mali han sufrido largas guerras civiles. Son dos de los países más pobres del mundo. Hay cosas que nosotros damos por sentadas -electricidad, agua potable, algunos suministros alimenticios básicos- con las que no se puede contar estando allí. Y, como ha habido muchos conflictos a lo largo de los años, hay mucha desconfianza.

     

    Muchos de los trabajadores en ayuda y desarrollo, no permanecen mucho tiempo en estos lugares porque el entorno es muy desafiante y es fácil estresarse. Siempre hay mucho que hacer. La mayoría de la gente no se queda dos o tres años como lo hice yo, lo normal es irse a los seis meses.

     

    Pero con la Ascensión he tenido tanta alegría y gratitud. Me he sentido tan privilegiada por tener la oportunidad de trabajar en esos lugares y poder seguir mi pasión. Me resulta natural querer ayudar y apoyar a los demás para que encuentren paz y felicidad. No siento que esté haciendo un sacrificio.

     

    En cualquier momento me  puedo   enfocar en lo que falta, como el estar lejos de mi familia. O, puedo ver las maravillas que me rodean, como tener un árbol de paltas en mi jardín o poder ir al lago a  pasear en kayak. O los increíbles amigos que en su momento me ayudaron en todo tipo de situaciones, como cuando no tenía agua. Tuve  mucha suerte de haber vivido en ese lugar y de haberme acercado a la gente de allí.

     

     

     

    https://www.thebrightpath.com/ayudando-a-hacer-una-diferencia

    Paz en el interior

    Muchos de los trabajadores humanitarios no tienen una herramienta como la Ascensión. Pueden estresarse mucho y experimentar mucha ansiedad y pensamientos negativos. Algunos de ellos han aprendido a ascender y es increíble: se sienten muy aliviados y pueden ser mucho más eficaces en su trabajo. Pueden hacer lo que se supone que tienen que hacer y su servicio realmente será útil, porque viene desde un lugar pacífico.

     

    Algunas de las mujeres líderes también han aprendido a ascender. Tienen muchos desafíos: pueden enfrentarse a muchas amenazas, a mucho acoso cuando están pidiendo  por  los derechos humanos. Y muchas de ellas han sufrido traumas por las guerras. Algunas de ellas trabajaban muy duro por la paz en sus comunidades, pero no sentían la paz en su interior. Con la  Ascensión pudieron experimentar por primera vez  cómo se siente la paz interior.

     

    Las técnicas son muy directas. A  veces  en unas pocas semanas, la gente que sufría de ansiedad y estrés, dejó de padecerlos. Si más personas pudieran elegir por la paz, ésta se esparciría, lo que haría una gran diferencia.

     

    A lot of the aid workers don’t have a tool like Ascension. They can get very stressed and experience so much anxiety and negative thoughts. Some of them have learned to Ascend and it’s amazing – they’re so relieved and they can be much more effective at work. They can do what they’re supposed to do and be of real service, because they're coming from a peaceful place.

    Some of the women leaders have learned to Ascend too. They have so many challenges – they can face a lot of threats, a lot of harassment when they are asking for human rights. And many of them have experienced trauma from the wars. Some of them work so hard for peace in their communities, but they don't feel peace inside. Ascension was the first time they could experience what inner peace feels like.

    The techniques are so direct. People who had a lot of anxiety and stress, sometimes within a few weeks it’s gone. If more people could choose for peace it would radiate out – it would make such a big difference.

    Ir arriba