Mitos comunes sobre la Meditación

Los 11 mitos más comunes de la Meditación

Tanto si eres nuevo en la meditación como si la has practicado antes, es probable que tengas algunas creencias o conceptos sobre su funcionamiento. Algunas de estas ideas pueden ser contraproducentes. Imponen reglas o dogmas que te desaniman a empezar, o ralentizan tu progreso, o te hacen desistir si no funciona como esperabas. 

Aquí aclaramos los mitos más comunes sobre la meditación.

En este artículo
    Add a header to begin generating the table of contents

    Mito #1: Meditar significa no tener pensamientos

    Probablemente este es el mito más común, y es una de las principales razones por las que la gente se frustra y deja de meditar.

    Cada uno de nosotros tiene decenas de miles de pensamientos cada día. Los pensamientos son un subproducto natural del hecho de estar vivo.  A medida que avanzas en tu día, tu mente formará impresiones sobre lo que estás experimentando, y esas impresiones se transformarán en pensamientos. 

     

    Mito1

    Puede que hayas oído que meditar consiste en tener una mente totalmente tranquila. Y es posible que también tengas la creencia de que los pensamientos son una barrera para tu felicidad, especialmente si esos pensamientos parecen ruidosos, insistentes, juiciosos y negativos. Encontrar una práctica que te libere de estas influencias mentales puede parecer atractivo.

     

    Pero liberarte de la mente no requiere que detengas tus pensamientos; de hecho, es contraproducente intentarlo. Cuanto más intentes forzar tu mente, más insistentes serán tus pensamientos.

    La meditación nunca consiste en detener los pensamientos. Se trata de cambiar la forma en la que te relacionas con esos pensamientos. En cualquier enseñanza pura (como la Ascensión), aprenderás a observar los pensamientos sin apego. Verás que pueden ir y venir, como las nubes que pasan por el cielo, y que no te causarán ninguna dificultad a menos que te identifiques con ellos y les des importancia.

    Cuando aprendes una práctica de meditación pura, también puedes darte cuenta de cómo los pensamientos pasan por el espacio de tu conciencia. Podrías experimentar ese espacio como silencio, o quietud, o conciencia. Es la parte de ti que se da cuenta de lo que estás experimentando, y siempre está ahí. Una técnica de meditación efectiva te permite perder el interés por los pensamientos y ser más consciente de ese espacio, hasta que se vuelve más importante que los pensamientos que está generando. Si la mente divaga, está bien, sólo hay que utilizar la técnica para volver.

     

    Mito #2: Meditar es difícil

    Uno de los conceptos erróneos más comunes en la práctica meditativa o espiritual es que tiene que ser difícil y desafiante. Muchos de nosotros hemos sido entrenados desde pequeños para creer que todo lo que merece la pena implica trabajo duro y lucha, que tenemos que ponernos a prueba a nosotros mismos antes de poder relajarnos y experimentar paz interior. Como resultado, muchos de nosotros vemos la meditación como un proceso a largo plazo que sólo traerá beneficios después de años o vidas de sentarse en la incomodidad y el dolor.

    La meditación no consiste en perpetuar este ciclo de lucha y sufrimiento. Y no se trata acerca de un momento futuro. Se trata de dejar ir estas creencias y patrones, y entonces descubrir cómo es la vida.

    Cualquier técnica pura es completamente natural, no requiere ninguna lucha ni esfuerzo, y se trata enteramente de tu experiencia de este momento. Te devolverá a un estado natural, el estado en el que se encuentran los niños cuando juegan, totalmente involucrado, permitiendo que cada experiencia vaya y venga.

     

    También es el estado en el que entras cuando te sumerges en algo que te gusta, ya sea experimentar la naturaleza o leer un libro o pasar tiempo con amigos. No requiere esfuerzo el jugar, ni el ser consciente y estar atento a la experiencia del ahora. Lo que sí requiere esfuerzo es pensar en estas cosas.

    Sí, practicar con regularidad es útil, y eso requiere compromiso. Pero compromiso no es lo mismo que lucha. Una técnica pura siempre llevará tu mente de regreso a un estado de conciencia abierta. La práctica hace que esta experiencia sea más estable y consistente.

    Y, sí, a veces puedes sentirte inquieto o incómodo cuando practicas meditación. Pero esas experiencias no surgen porque estés meditando, sino porque las tensiones se están liberando de tu sistema. Pueden ser producto de nuestras expectativas acerca de la meditación y de lo que se supone que debe darnos. 

    Nunca es necesario luchar o pelear con estos pensamientos y sentimientos, sólo ser consciente de ellos mientras pasan.

     

    Mito #3: La Meditación es para sentirse bien

    Cuando la gente llega a un curso de meditación, a menudo están buscando una experiencia específica. Pueden llamarla paz, o alegría, o amor, o Unidad, o Iluminación. Pueden tener sutiles expectativas de que meditar les ayudará a restaurar experiencias pasadas, especialmente aquellas que parecían profundamente serenas y agradables.

    Mito3

    Pero la meditación no tiene que ver con un resultado específico. Es un camino, un medio para volver a entrenar tu atención. Cuando meditas, tomas conciencia de tu paisaje interior: los pensamientos, sentimientos, emociones, recuerdos, experiencias físicas y otros registros a los que habitualmente prestas atención. pensamientos, a veces menos. A veces verás otros contenidos. A veces experimentarás tranquilidad y espacio. A veces te sentirás bien, y otras veces te sentirás inquieto o incómodo. Los beneficios de la práctica son los mismos.

    Meditar no consiste en perseguir una experiencia concreta. Se trata de tomar conciencia de lo que ya está aquí. Una técnica pura te permitirá observar el contenido sin quedar atrapado en él, y te permitirá ver más allá de la corriente de la experiencia mental a las partes que de otro modo podrías pasar por alto. 

     

    Mito #4: Debes sentarte en una posición específica

    Algunas enseñanzas te pedirán que te sientes en una postura concreta, como la posición de loto, y otras te pedirán que mantengas esa postura durante mucho tiempo, incluso cuando sea incómoda o dolorosa para tu cuerpo, o mala para tu salud. De la misma manera, algunos caminos vendrán con otras reglas: sobre lo que comes, lo que crees, con quién te relacionas, etc.

    Mito4

    La buena noticia es que la meditación no tiene que ver con ninguna de estas cosas. No se trata de cómo te sientas, de lo que comes, de cómo haces ejercicio o de cualquier otra elección sobre el estilo de vida. No hay una única forma correcta de meditar. 

    La meditación tiene que ver con dónde pones tu atención. Se trata de darte cuenta a qué le estás prestando atención en este momento, y descubrir si hay algo que te estás perdiendo. Así que, cuando te sientes a meditar, lo único que importa es estar cómodo y atento: no hay una forma incorrecta de hacerlo. Y ni siquiera es necesario sentarse. Algunas prácticas (como el tai chi) incluyen meditaciones en movimiento. Otras (como la Ascensión) pueden utilizarse en cualquier momento, tanto si estás activo como si estás descansando.

     

    La buena noticia es que la meditación no tiene que ver con ninguna de estas cosas. No se trata de cómo te sientas, de lo que comes, de cómo haces ejercicio o de cualquier otra elección sobre el estilo de vida. No hay una única forma correcta de meditar. La meditación tiene que ver con dónde pones tu atención. Se trata de darte cuenta a qué le estás prestando atención en este momento, y descubrir si hay algo que te estás perdiendo. Así que, cuando te sientes a meditar, lo único que importa es estar cómodo y atento: no hay una forma incorrecta de hacerlo. Y ni siquiera es necesario sentarse. Algunas prácticas (como el tai chi) incluyen meditaciones en movimiento. Otras (como la Ascensión) pueden utilizarse en cualquier momento, tanto si estás activo como si estás descansando.

    Algunas personas ven la meditación como algo aburrido. Te sientas, cierras los ojos y ves... nada. O ves el contenido de tu cabeza, con el que ya estás bastante familiarizado.

    Asimismo, algunos ven sus meditaciones como un quehacer, algo que hay que hacer todos los días cuando se podría estar haciendo alguna otra cosa que se considera más entretenida.

    Estas creencias surgen de malentendidos. Practicar la meditación es simplemente darse cuenta de este momento, lo que incluye redirigir tu atención de regreso a este momento cada vez que lo dejas. Si el Ahora te parece aburrido, probablemente no lo estás experimentando, probablemente estás experimentando pensamientos sobre cómo debería ser este momento. Deja de creerle a los pensamientos y tu experiencia cambiará.

    La realidad es que, en los momentos más vibrantes que has vivido, estabas totalmente involucrado y atento. Tanto si tenías los ojos cerrados como si los tenías abiertos, tanto si estabas relajado en la playa o jugando al fútbol o creando arte o limpiando la cocina, tu le diste vida al momento enfocándote realmente en él, tanto, que dejaste de pensar y te disolviste en el momento. Cuando meditas,  estás re-entrenando tu atención para experimentar esa vivacidad como un estado continuo.

    Si eliges meditar, puedes avivarlo cultivando una actitud de curiosidad. No lo trates como el trabajo que haces para llegar a alguna parte; trátalo como la exploración de la frescura de cada nuevo momento.

     

    Mito #6: La Meditación tiene que ser silenciosa

    Cuando la gente medita, suele buscar un escape de la vida y su caos, y de la mente y su caos interno. Buscan habitaciones tranquilas, espacios silenciosos, lugares de soledad. Tal vez construyan nidos de almohadones, enciendan incienso, cierren la puerta y cuelguen un cartel que diga "No molestar".

    Es genial crear un espacio sereno para la práctica de la meditación y darte la mejor oportunidad de experimentar quietud interior. Pero es un error confundir el entorno físico con la experiencia subyacente. 

    La realidad es que la meditación puede practicarse en cualquier lugar. Es igual de eficaz en un aeropuerto concurrido como en un ashram, tan fácil con los ojos abiertos como con los ojos cerrados. Controlar tu entorno o imponerte limitaciones físicas puede limitar tu práctica. Puedes ser consciente en cualquier lugar.

    Cuando aprendes una técnica como la Ascensión, aprenderás a permitir que todos los sonidos y otras experiencias sensoriales vengan y se vayan, sin gestionar ni controlar esas experiencias, sino siendo gentilmente consciente de ellas. La pieza que estás viendo no está en la ausencia de sonido, sino en la ausencia de resistencia y apego. Por lo tanto, no necesitas excluir nada.

    Mito #7: La Meditación tiene que ver con tu respiración

    Muy a menudo, escucharás una explicación de meditación como un conjunto de ejercicios de respiración. Te dirán que la meditación o la atención plena significa centrarse en la respiración y que la respiración reducirá el estrés y la ansiedad.

    La verdad es que tu atención en la respiración es una forma de meditación, pero no necesariamente la más efectiva para ti. Otros métodos pueden pedirte que te enfoques en un objeto, un sonido o un mantra (una palabra o frase). Son las llamadas técnicas de meditación de "atención focalizada".

    Otras prácticas, incluidas algunas enseñanzas de mindfulness, te pedirán que simplemente seas consciente de tu experiencia en este momento, dándote cuenta de tus pensamientos y sentimientos sin intentar cambiar o controlar nada de ello. Estas técnicas se conocen como de "conciencia abierta".

    También hay prácticas que consisten en visualizar un objetivo deseado o en decir afirmaciones para potenciar los pensamientos positivos.

    Al leer las últimas frases, es posible que hayas desarrollado una idea sobre el tipo de técnica que resuena más contigo. Hay claras diferencias entre la Ascensión de los Ishayas y la mayoría de las prácticas de conciencia, porque la Ascensión combina elementos de la conciencia abierta y la atención enfocada para ofrecer resultados más rápidos y fáciles. 

    Cuando aprendes Ascensión, aprendes a darte cuenta de tu experiencia del momento presente, sin cambiarla ni juzgarla. Y también aprendes técnicas que reenfocan tu atención y te devuelven a un estado de conciencia quieta cada vez que te distraes. Esta combinación trabaja con los ritmos naturales de la mente para liberar rápidamente el estrés y calmar el sistema nervioso. 

    La Ascensión se diferencia de las técnicas de conciencia abierta porque tienes una herramienta para traer tu mente de regreso si se va con pensamientos. Y se diferencia de las técnicas de atención enfocada porque estás permitiendo que tu mente se mueva, no forzándola a permanecer enfocada en una cosa.

     

    Mito #8: Tener una práctica de Meditación es egoísta

    Algunas personas ven la meditación como una actividad egoísta y pasiva. Parece algo que se hace a solas, dejando de lado a la familia y los amigos, e ignorando el mundo y todos sus problemas.

    La realidad es todo lo contrario. El propósito de la meditación es liberarte de los patrones mentales y revelar lo que hay más allá de esos patrones. La mayoría de las personas que meditan regularmente, experimentan una mayor profundidad de calma, satisfacción y disfrute de la vida. Esto significa que es más fácil estar con ellos, que juzgan menos a los demás, que son más desinteresados en sus deseos y acciones, y que están mucho más enfocados y son más eficaces en todo lo que se proponen. Algunos estudios también asocian la meditación con una mayor empatía y compasión.

    La meditación no consiste en aislarse del resto de la vida, sino en abrirse a la realidad tal y como es, para que tus acciones marquen una verdadera diferencia. Si quieres apoyar el bienestar de los demás, tendrás que ocuparte primero del tuyo; de lo contrario, estarás intentando mostrar a los demás el camino antes de haberlo encontrado para ti. Y si quieres hacer del mundo un lugar mejor, soltar el ego es un buen punto de partida.

    Mito #9: La Meditación es una práctica religiosa

    Muchas religiones (el budismo, por ejemplo) incorporan elementos de meditación o prácticas similares, como la oración o la contemplación. En cierto modo, reconocen que estas actividades centran la atención y te abren a una realidad que está más allá de la mente limitada, una experiencia que podrían llamar Brahman, Dios o un sinfín de otros nombres.

    Pero la meditación no es en sí misma una religión. Por el contrario, las enseñanzas religiosas siempre incorporan algún elemento de creencia o dogma: se requiere que pienses y actúes de cierta manera para descubrir el nirvana o el cielo en algún momento futuro.

    La meditación no consiste en adoptar ninguna creencia o idea nueva, ni tampoco es acerca del futuro. Al contrario, cualquier técnica de meditación pura consiste completamente en avivar tu experiencia de este momento. Las creencias sólo pueden estorbar.

    Sin embargo, la meditación puede abrirte a experiencias que están más allá de tu mente limitada: experiencias de presencia, conciencia, magia, trascendencia, quietud o divinidad. Muchos de los que practican meditación, incluidos los que practican la Ascensión de los Ishayas, consideran que su práctica es espiritual.

     

    #10: La Meditación es sólo para personas estresadas

    Mito10

    La meditación puede aportar importantes beneficios a las personas estresadas o que sufren. Numerosas investigaciones han confirmado que la atención plena o la meditación ayudan a calmar partes del cerebro asociadas con el estrés, y también a calmar el cuerpo y su sistema de ataque-pánico-huida. Los numerosos beneficios de la meditación incluyen la reducción de la ansiedad, el aumento del enfoque, la mejora del bienestar, la reducción del estrés y sus beneficios en la salud. Para algunos, la práctica también puede ayudar a mejorar los síntomas de la depresión u otros problemas comunes de salud mental.

    Sin embargo, estos son efectos secundarios. El propósito subyacente de la meditación es revelar la verdad, al liberarte de las creencias limitantes de la mente sobre ti mismo y los que te rodean. La realidad es que cualquiera puede meditar. Si tu experiencia de la vida ya es positiva, es probable que meditar la mejore. Si estás considerando tener una práctica de meditación, la pregunta que debes hacerte no es "¿estoy estresado?", sino "¿estoy buscando algo más?".

    Mito #11: No necesitas un maestro de Meditación

    Una rápida búsqueda en Internet revelará muchas aplicaciones, libros, podcasts y vídeos que se ofrecen para enseñarte técnicas de meditación o habilidades de atención plena. Pueden darte una idea de algunos de los beneficios de tener una práctica regular, y si tu objetivo es simplemente reducir un poco el estrés, pueden ser justo lo que necesitas. Sin embargo, si buscas algo que te permita liberarte por completo de tu mente y sus patrones, necesitarás un maestro. 

    Mientras que una aplicación ofrece una experiencia genérica, una enseñanza viva te proporcionará una experiencia personal. Para los nuevos meditadores, recibirás una guía adaptada a ti y tus preguntas serán respondidas por personas que ya han recorrido ese camino. Para los meditadores más experimentados que buscan el despertar o la iluminación, el único camino realista es encontrar un guía de confianza que haya recorrido el camino antes que tú.

     

    ¿Por qué surgen los mitos de la meditación?

    Los mitos surgen cuando la gente intenta entender la meditación y sus efectos mediante el pensamiento. La meditación es acerca de descubrir la realidad, y la realidad sólo puede descubrirse cuando dejamos de interpretar las experiencias a través de la lente de las creencias y las ideas. 

    Esa verdad esencial nunca ha impedido que las personas intenten pensar en cómo funcionan las meditaciones. Tampoco ha impedido que las personas intenten pensar en la realidad que puede revelar un camino verdadero: una realidad de conciencia pura y amorosa, ilimitada por juicios y otros conceptos. 

    En cuanto te pones a pensar acerca del camino o a dónde puede llevarte, te pierdes el punto. Los resultados no se pueden describir con pensamientos o palabras. Sólo se pueden experimentar.

     

    Más allá de la Meditación

    La Ascensión de los Ishayas es más que una meditación: es un sistema completo para disolver los conceptos limitantes de la mente y revelar la verdad que está más allá de la mente. Funciona con los ojos abiertos y cerrados, durante la actividad o el descanso, y aprovecha los ritmos naturales de la mente para liberarte del apego. Ver más sobre las técnicas de Ascensión aquí. here.

    Ir arriba